Existe un mundo encendido al que sólo se accede por la luz. Es un mundo silente y fotoanímico que se deja habitar por los seres con alma de libélula. Y cuando estos seres se atreven con el fuego, entonces se vuelven dragones misericordes que buscan la magia de la imagen y nunca danarían su fragilidad.
MELCHOR ZAPATA es un pintor dragón. Su paleta es un chorro de fuego y su pincel una mano que acaricia. Porque la pasión debe experimentarse con la conciencia de la ternura. Por eso la pintura de Melchor quema y cura en un solo y mismo acto. Por eso experimenta el espectador una aventura peligrosa a salvo, un lance vital extremo e inmune. Como el vértigo inducido, como la acometida de un niño sabio y huérfano, como la fiereza del amor.
MELCHOR ZAPATA, un pintor que despelleja los mundos y nos muestra lo que hay debajo de su piel. Debajo de su epidermis. Debajo de su costra. El pintor con ojos laser y dedos de relojero. El experimentador in situ. El hombre que nunca dejó de perseguir a las luciérnagas. El coleccionista de resplandores.
Toda una vida en el filo de la luz, en su cuerda floja, jugando con fuego, revelando el negativo al rojo vivo.

 

Dragón de fuego y clemencia
Angela Mallén
Pintor vocacional desde niño, a los 15 años se traslada desde su Alcolea del Río natal (Sevilla) a Lleida, donde comienza a trabajar en el taller de imaginería de D. GABRIEL CASANOVAS.
Allí simultanéa su trabajo con los estudios de pintura y escultura con los que gusta llamar "sus maestros" LEANDRO CRISTOFOL, RAFAEL SAGÜILLO y COMAS ESTADELLA.
Con apenas 20 años se establece en Castellón de la Plana, donde aúna el arrebato de su tierra natal con la influencia mediterránea, poniendo de manifiesto la rotundidad expresiva que caracteriza a su nutrida producción plástica.

Melchor Zapata  © 2016 

C/ Miquel Peris i Segarra, 34. Benicassim

  • Facebook Clean
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now